Flavia Limone Reina

Psicóloga Social

Sexóloga/Terapeuta de pareja

 

Inventario de preguntas para reconocer situaciones de violencia machista contra las mujeres

 

Este inventario de preguntas, pretende ofrecer a l@s profesionales interesad@s una idea global de cómo se manifiesta la violencia machista contra las mujeres y orientar las preguntas para su detección. Si bien está especialmente pensado para las situaciones en que las mujeres son maltratadas por sus parejas, puede también aplicarse a otras relaciones violentas al interior de la familia o en relaciones ya finalizadas (aunque para esto habría que considerar otras variantes).

Es importante tener muy claro que la mujer maltratada NO ES MASOQUISTA ni desea continuar en la relación agresiva. Debe considerarse la dependencia afectiva, económica y legal así como las posibilidades reales y contextuales de enfrentar la situación con el mínimo riesgo posible para ella y las personas que estima.

La autoestima de la mujer maltratada está dañada por la relación (si es que no lo estaba ya antes, lo cual es una posibilidad y no una certeza). Sus sentimientos hacia su pareja se mueven, entre la admiración por la fortaleza (física, psicológica, económica, etc.) que le atribuye a él en comparación consigo misma y el dolor, la rabia (contra él y contra ella misma), el miedo y la impotencia.

Dada la socialización patriarcal que pone en las mujeres la necesidad y responsabilidad de la mantención de las redes familiares y la dinámica relacional que la culpabiliza, ella suele sentirse responsable del maltrato. Lo vive como un fracaso personal y tiende a justificar las conductas de su pareja (ya sea por experiencias infantiles que él vivió, las dificultades socioeconómicas, sus adicciones si las tiene o cualquier otra causa). Por tanto, la primera medida necesaria es la toma de conciencia de que está siendo maltratada y que, si bien ella es responsable de cuidar de sí y salir de esta forma de relación, NO ES CULPABLE del maltrato que ha vivido.

Es de vital importancia, hacer sentir en todo momento que ella NO ES UNA VÍCTIMA SINO UNA SUPERVIVIENTE. Destacar en sus propios relatos las estrategias de cuidado de sí (y de quienes quiere) que ella ya ha puesto en juego y valorarlas, aún cuando, en adelante, estas deban modificarse si es que perpetúan la conducta del agresor.

 

 

Maltrato psicológico  orientado a la dependencia emocional

Maltrato psicológico orientado a la dependencia económica

            Chantaje emocional orientado al control psicológico

Maltrato psicológico por amenazas orientado a producir terror

            Violencia sexual

Maltrato o violencia física

 

 

El orden que se ha dado a los ítems intenta reflejar la escalada de la violencia. Sin embargo, no siempre se da de esta manera. Se ha decidido, a pesar de ello, darle esta estructura por cuanto permite entender que las primeras cuestiones resulten tan difíciles de reconocer aunque la/s última/s parezcan más evidentes.           

 

ESTE INVENTARIO DE PREGUNTAS NO DEBE UTILIZARSE COMO CUESTIONARIO A RESPONDER POR LAS MUJERES EN LAS PRIMERAS ATENCIONES. SERÁ RESPONDIDO POR QUIÉN LAS ATIENDA DE ACUERDO A SUS RELATOS Y NO HACIENDO LA SERIE DE PREGUNTAS DE MANERA DIRECTA. Es posible hacer algunas preguntas intercaladas en sus relatos para aclarar ciertos puntos, pero ha de considerarse que, en los primeros momentos, muchas veces se sentirían poco o mal escuchadas si, en lugar de dejarles hacer su narración personal de lo vivido, se les hace una serie de preguntas pre-formuladas.